EMF

Federación Vasca de Montaña
Euskal Herriko Mendi Federazioa

EUSKALMET

Dirección de meteorología y climatología
Meteorologia eta klimatologia zuzendaritza

UIAA

International Mountaineering and Climbing Federation
Union Internationale de Asociations d'Alpinisme

VIEJOS RETOS PARA NUEVOS TIEMPOS

El confinamiento que afrontamos en la primavera nos ha dejado varias lecciones sobre lo que nos importa de verdad, sobre lo que estábamos sobrevalorando o lo que habíamos descuidado.

 

Encerrados en casa nos percatamos de lo mucho que añorábamos nuestras montañas y de lo importante que es tener cerca un entorno natural. También nos dimos cuenta del daño que hacemos. Estuvimos confinados durante cien días, no parecen muchos para el planeta pero lo notó: la contaminación disminuyó asombrosamente, los bosques y montes florecieron a su antojo, los animales se movieron libremente. Sin nuestra presión, sin nuestras agresiones, la naturaleza gana.

 

Así que, de vuelta a nuestros hábitos montañeros, no podemos olvidarnos de todo esto y de que aún convivimos con el virus covid-19. En primer lugar, sigue siendo importante la actitud individual, porque lo que hacemos afecta al colectivo y ya sabemos las terribles consecuencias en personas vulnerables. Se trata de planificar bien las salidas, evitar espacios y rutas concurridas, respetar las normas de uso de los refugios, dejar todo como estaba, en definitiva, mantener la montaña como un lugar cuidado y de disfrute para todo el mundo. La salud y la sostenibilidad están muy ligadas y no son retos nuevos, necesitamos repensarlos y cuidarlos más que nunca.

 

Hablando de retos antiguos, en este número damos protagonismo a uno que se mantiene muy actual: la ascensión a los tresmiles pirenaicos. Los hay para todos los niveles y completar su lista en el mínimo tiempo posible sigue siendo un buen plan para quienes quieran ponerse a prueba. También podemos quedarnos más cerca y revisar la historia del Reino de Navarra a través de los castillos que lo defendieron del Reino de Castilla; ir en su búsqueda nos acerca a atalayas y cumbres de desconocida belleza, y nos sitúa en escenarios donde se decidió parte del presente.

 

Aunque parece que las montañas lejanas aún nos esperarán un tiempo, seguimos escribiendo sobre ellas, para disfrutar de su recuerdo, para preparar planes, para conocer lo que hay más allá de nuestras fronteras. Están ahí y aguardan que podamos visitarlas.

 

Despedimos a un pionero del alpinismo vasco, Ángel Landa. De los que se hacían su ropa y su material técnico, porque no había nada, de los que se iban en moto a los Alpes para repetir las vías que había abierto su admirado Bonatti. Protagonista irrepetible de nuestra historia, merece que no le olvidemos.

 

Luisa Alonso Cires (Directora de Pyrenaica)